El punto y coma

Dice la Real Academia Española respecto al punto y coma: «es, de todos los signos de puntuación, el que presenta un mayor grado de subjetividad en su empleo, pues, en muchos casos, es posible optar, en su lugar, por otro signo de puntuación, como el punto y seguido, los dos puntos o la coma; pero esto no significa que el punto y coma sea un signo prescindible». Así las cosas, hoy en tres corrección de textos te proponemos un repaso sobre este signo, cuyo empleo no pocas veces genera inconvenientes.

 

El primer uso, acaso el principal, es uno que ya vimos en el post sobre la coma: para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones que incluyen coma.

 

Éramos cuatro: Alejandro, el ecuatoriano; José María, que acababa de llegar de Asunción; Carlos, recién casado; y yo, que no sabía bien qué esperar.

 

Vale decir que cuando el último elemento va precedido por una conjunción (en el ejemplo, y) puede introducirse también con coma (…Carlos, recién casado, y yo, que no sabía bien qué esperar).

 

En el segundo uso, que es para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que haya una fuerte relación semántica, ya comienza a verse la subjetividad a la que hacía referencia la RAE, pues es quien escribe el que debe decidir si esa «fuerte relación semántica» es tal. En estos casos, casi siempre, puede optarse también por el punto. Veamos un ejemplo de este mismo blog:

 

Los incisos son información complementaria (explicativa, aclaratoria, accesoria, etcétera) y los hay de varios tipos; tienen menos importancia que el resto de la oración, pero gramaticalmente gozan de cierta autonomía.

 

También se escribe punto y coma delante de conectores adversativos (pero, sino, no obstante, sin embargo, excepto, salvo, en cambio, etc.), concesivos (aunque, si bien, a pesar de, entre otros) o consecutivos (pues, por consiguiente, por lo tanto, de modo que y más) cuando las oraciones que encabezan tienen cierta longitud; si la longitud no es tanta conviene poner coma, mientras que si es mucha, mejor optar por el punto.

 

Seguro que viene, salvo que pase algo imprevisto.

Me aseguró que iba a venir y creo que así será; salvo que pase algo imprevisto.

Ayer hablé con él y me dijo que sí, que iba a venir, así que tranquilos, es solo cuestión de esperar. Salvo que pase algo imprevisto.

 

El último uso de este signo, por suerte, es menos subjetivo, y refiere a que se emplea en listas o relaciones cuando se escriben en líneas independientes y los elementos inician con minúscula (excepto luego del último, claro, cuando va punto).

 

Tareas de hoy:

– ir al banco;

– pasar por el mercado;

– hacer la cena.

 

A diferencia de lo que pasa con la coma, que se emplea en una infinidad de casos, y como para que pese menos la subjetividad de su uso, estas cuatro son todas las funciones que tiene este signo (al menos las recogidas por la RAE ;).

 

Ojalá les sirva el material, recuerden que siempre estamos para ayudar. Aprovechamos para agradecer a todos, además, porque esta semana pasamos los dos mil seguidores en Facebook; gracias de verdad. ¡Hasta pronto!

Compártelo en Facebook
Compártelo en Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
  • Facebook
  • Twitter

© 2016 - Desde Lima y Montevideo para el mundo

Presupuestos en 24 horas