La coma

La coma, seguramente el signo de puntuación más utilizado y conocido junto con el punto, es probablemente el que más dudas genera; continuamente vemos, incluso en los medios de comunicación más laureados, usos completamente inadecuados y alejados de la norma, por lo que hoy queremos darte algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de utilizar este signo.

Primero que nada quebremos una lanza por los usuarios de la lengua, pues si las dudas existen por algo es: la Academia difundió durante años la consabida frase «la coma indica pausa», dando así rienda suelta a que cada uno la utilice de acuerdo a su particular forma de pensar, hablar y leer; recién en 2010 se hizo hincapié en que este signo, al igual que los demás, ayuda a la correcta interpretación del enunciado, supeditando así su empleo a la normativa.

Para comenzar hablaremos de su uso seguramente más conocido: separar o aislar elementos; al respecto vale recordar que antes del último término va y, e, o, u o ni y no coma, y que si los elementos a enumerar tienen coma la separación se hace utilizando punto y coma.

Fui al mercado y compré manzanas, naranjas y tomates. No había, sin embargo, zanahoria, zapallo ni lechuga.

También compré frutos secos, que me encantan; acelga, para hacer un pastel; alcachofas, que van bien en la ensalada, y melón, que es el favorito de Ana.

Nótese que en el último ejemplo sí va una coma antes de la y; eso sucede porque que va bien en la ensalada es un inciso que está complementando alcachofas. En las enumeraciones que utilizan punto y coma, asimismo, la Academia recomienda poner solo coma para introducir el último elemento.

El segundo uso en el que nos detendremos es el de la delimitación de incisos. Los incisos son información complementaria (explicativa, aclaratoria, accesoria, etcétera) y los hay de varios tipos; tienen menos importancia que el resto de la oración, pero gramaticalmente gozan de cierta autonomía. En general los incisos también pueden marcarse con paréntesis o rayas, aunque esto no siempre es así. Una oración puede tener más de un inciso, lógicamente. Veamos algunos ejemplos:

Ese día, como todos los días, se levantó a las siete. Ese día, como todos los días, salvo los domingos, se levantó a las siete. Ese día, como todos los días, salvo los domingos, en los que descansaba, se levantó a las siete.

Hablemos ahora de una coma que se usa cada vez menos, pese a su importancia: la coma vocativa. El vocativo dentro de la oración es el apelativo, es decir la palabra o el conjunto de palabras que se usan para llamar la atención del interlocutor o los interlocutores, o sea de quien nos escucha o lee. Puede ir en el comienzo, el medio o el final de la oración.

Les deseo lo mejor, amigos. Les deseo, amigos, lo mejor. Amigos, les deseo lo mejor.

Observen que no es lo mismo, por ejemplo, preguntar ¿Cómo está Juan? que ¿Cómo está, Juan?; en el primer caso Juan es una tercera persona, mientras que en el segundo estamos hablando con él. A propósito del vocativo, vale la pena aclarar que en la introducción de mails y cartas este se separa con dos puntos y no con coma; en el siguiente caso la norma dice que el primer ejemplo es mejor que el segundo (marcado con *):

Estimada Luciana: Nos dirigimos a usted…

*Estimada Luciana, nos dirigimos a usted…

Otro uso de la coma, quizá menos conocido, es la elisión verbal. Elidir quiere decir omitir; esta regla refiere a que la coma puede utilizarse en lugar de un verbo cuando este ya fue empleado o está sobreentendido. Veamos un par de ejemplos:

Me llamo Mauricio; ella, Ema. Yo tenía veinte años y él, cuarenta.

La coma tiene varios otros usos y hay muchísimos consejos que podemos dar al respecto, pero seguramente con esto ya sea suficiente por hoy. Recuerden que siempre pueden contactarnos por cualquiera de las vías disponibles, siempre contestamos a la brevedad. ¡Muchos saludos, que tengan una linda semana!

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

© 2016 - Desde Lima y Montevideo para el mundo

Presupuestos en 24 horas